Mesmerismo

Mesmerismo: doctrina que data del siglo XVIII, basada en la existencia de un éter invisible o fuerza universal que atraviesa los cuerpos de todos los individuos, fluyendo libremente y llenándonos de vitalidad. En este contexto, los sujetos con un mayor "magnetismo animal" podrían desencadenar asombrosas reacciones en otros entes receptores, tales como la doblegación de la voluntad o la sanación de enfermedades.

Promulgada por Franz Anton Mesmer con un éxito arrollador en la Francia prerrevolucionaria, la "ciencia" fue severamente desenmascarada por un comité de eminentes sabios y científicos. Veredicto: la fuerte personalidad de Mesmer y su habilidad parar recrear atmósferas inducían a los pacientes y receptores a la sugestión mental, pero no hay rastro alguno del citado magnetismo, de auras o de conexiones psíquicas invisibles. El hasta entonces célebre doctor desaparece sin dejar rastro, pero años después una nueva técnica irrumpe con fuerza, reivindicando en parte los postulados de Mesmer. Su nombre: hipnotismo.

Los episodios de histeria o acción colectiva, ya sea tras una idea poderosa en el contexto adecuado o bajo la influencia de líderes-pensadores  incisivos y perseverantes, son una constante en la Historia de las civilizaciones. Revoluciones y alzamientos de toda clase y entre las clases, arte y anti-arte, asociaciones y sociedades con que perseguían la demolición de un sistema opresor (el sinsentido monárquico-aristocrático, el monstruo capitalista...) y la creación de un nuevo paradigma o hegemonía...

Mesmerismo es también el nombre de este ilustre rotativo, en absoluto en la órbita de las enseñanzas de aquel carismático pseudomédico en la Francia absolutista, pero sí con un espíritu tendente a indagar en un pasado y presente siempre convulso donde ese éter invisible fluyó con intensidad en determinados grupos de remarcables individuos que quisieron cambiar, construir o incluso destruir la realidad vigente, siempre con el poder y los estamentos elevados en contra.

Mesmerismo es un canto al asociacionismo y la afiliación, a lo que podríamos ser capaces con una correcta articulación y puesta en práctica de nuestros ideales con camaradas afines y convencidos. Pensad, idead, relacionaos y actuad. Banalidad y Conformismo son los horrendos rostros de la dispersión y la inactividad.

Por último, el director del rotativo, el que se ampara bajo el seudónimo J. Ratoff, de manera sospechosa y tras unos comicios plagados de irregularidades que dieron como resultado un 100% de aprobación, decidió recientemente que  también se beneficiará del medio para aturdir al lector fiel u ocasional con alguna que otra vivencia y/o reflexión personal. ¿Otra deriva al Culto a la Personalidad?

Escribe una respuesta